Los intangibles también merecen un hogar

img_7480

 

Por ejemplo, coloco al intangible ‘amor’ en el cerebro y ese, ese, es mi gran error.

Anuncios

Escribe para aborrecer o para vomitar pero escribe siempre

…el sentido de todo aquello lo entenderás más tarde”

El título de este texto es una frase que escribí en 2015.

Haciendo caso a mis propias palabras, hoy es el día que le encuentro sentido a lo que escribí en 2010, después de mi peor desamor. El peor porque fue el desamor de la inocencia, el que nunca jamás se recupera. Y me gusta mucho haberlo titulado “Algo que nunca entenderías” porque es la verdad: nunca entendimos nada de lo que nos dijimos, nunca.

“Algo que nunca entenderías

Para no olvidar, pinto en acuarela historias viejas ya caducas. Para no olvidar, escribo en un papel poesías que me sabía de memoria. Intento respirar de los mismos aires para recibir con suerte alguna fragancia que me sea familiar. Pero todo sabe a olvido, a forzosos nuevos tiempos.
Todo eso hago mientras en paralelo mis ojos miran a un futuro. Siempre acaban creando escenas de ensueño en mares donde es verano, con telas blancas y pies desnudos, donde el sol es el único referente. Noches de vino y cervezas y el despertar con esa resaca salada.

Y tú como compañero.

En el mismo año escribí también el siguiente párrafo y no sé si me he caído bien o mal al releerlo pero me gusta pensar que ahora el amor es otra idea para mí y la abrazo fuerte:

Te ves crecer y te das cuenta que ya no podrá suceder un amor cándido de infancia, de aquellos en los que uno se dice palabras de amor que ni siquiera entiende, simplemente salen de algún lugar. Escuchas relatos de amigos que te explican cuán de puro ellos lo vivieron y te das cuenta que por definición, eso nunca te ocurrirá a ti. Se van quemando etapas, y todo lo que queda es una acumulación de recuerdos agridulces, de los cuales la elección de si valieron la pena o no ser vividos tiene una serie de pros y contras que no eres capaz de manejar. Forman parte de ti, y el hecho de no saber cómo serías si no fuera por ellos es lo que hace difícil la elección. Igualmente lo triste del pasado es que ni puede modificarse ni puede volverse a él.

Ahora, 2016, escribo frases más cortas. Aligero mis escritos y aligero así mi vida. El amor-como lo entiendo ahora- es más leve y también lo es el desamor. Y eso está muy bien.

Tengo mucha curiosidad de saber lo que escribiré en 2030 para publicarlo en 2036 y reírme un poco de mí misma otra vez.

Nos vemos en el futuro, xxx

Ryanair merecería algo mejor

Sería increíble que Ryanair fuera una empresa subvencionada por el Estado para estimular la lectura activa de la letra pequeña de los contratos y las compras online. El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte habría tenido la brillante idea de apoyar una empresa-gincana, un juego interactivo en el que el participante no tiene ni idea de las normas y retos que le esperan.

Todo vendría respaldado por la necesidad de estimulación de la rapidez mental de los españoles. Además, el juego empezaría de forma virtual en el momento de la compra del billete de avión pero se extendería a la realidad a la hora de coger el avión.

Los obstáculos a los que los participantes se verían sometidos serían totalmente aleatorios y cada vez que se perdiera el reto deberían pagar 45€; por ejemplo si no hubiesen leído que la tarjeta de embarque enviada a sus teléfonos móviles (y provista de un código de barras) no vale como tarjeta, sino que ésta debe ser impresa. Así de pícaros se pondrían.

Sería increíble. Qué pena que la realidad sea mucho más aburrida.

Escribir una poesía es abrazar el absurdo

Por el eterno viajero

Nunca estuve tan febril

Tan voraz tan fértil

Ni tan lejos de la verdad

 

Pero el eterno compañero

Me dejó ver otras luces

Por sentir que nada se escapa

Si lo dejo de mirar

 

Sé que estará aquí mañana

Que estará aquí pasado

La ciudad ya no es árida

Nada es tan rectilíneo

 

Y entre tanto vaivén

La vida se va borrando

Menos el trayecto del alma

Que se limita a observar mis sin guiones

Sabe dónde vamos pero no me avanzará el final.